• 24 horas / 365 días del año

15 abril, 2013

La carcoma es un insecto coleóptero, con dos pares de alas, de los cuales uno se ha transformado en unas piezas endurecidas denominadas élitros, mientras que el otro, situado debajo, les sirve para volar. En este Orden se encuentran la mayoría de los insectos xilófagos de la madera colocada en servicio, siendo el de mayor importancia. Son de tipo larvario, es decir, son las larvas las causantes de los daños en la madera.
De las diferentes familias existentes nos ocupamos de las dos más comunes en España: ANOBIUM PUNCTATUM e HYROLUPES BAJULUS L.

ANOBIUM PUNCTATUM

Insectos de 3 a 9 mm. de longitud, denominados vulgarmente “carcoma fina”. Atacan a la madera de los árboles recién cortados, o su puesta en servicio, siempre seca, tanto de frondosa como de conífera, aunque los mayores daños se dan en las segundas. Se alimentan de los componentes de la pared celular, principalmente de la celulosa, la cual asimilan mediante la acción simbiótica de ciertos microorganismos intestinales. Los daños producidos son importantes, dado el elevado número de individuos que atacan conjuntamente. Las hembras depositan sus huevos en las grietas superficiales de la madera, de las que a los pocos días salen unas larvas vellosas, con patitas visibles arqueadas, blancas y con su parte anterior engrosada. Las larvas perforan galerías de sección circular de 1-2 mm. de diámetro que aparecen llenas de serrín que no es homogéneo, apareciendo unos gránulos formados por excrementos y residuos. Las larvas de estos insectos permanecen en el interior de la madera entre 1 y 5 años, en relación con la temperatura ambiente y la humedad. El gran peligro que presentan estos insectos es la reinfección de una misma madera, por puestas sucesivas en ella. La época de vuelo (son buenos voladores) se prolonga de mayo a agosto, adelantándose algunas semanas con climatología cálida.

HYROLUPES BAJULUS L.

Insecto muy extendido en el mundo y prácticamente en toda España. Es el causante de los mayores daños en Europa sobre la madera de albura de conífera puesta en servicio, lo cual puede ser debido a la atracción que ciertos terpenos existentes en la madera ejerce sobre las hembras en el momento de su apareamiento. La madera afectada por hongos de pudrición de los géneros Poria, Lenzites y Coniphora, así como por hongos cromógenos, es más susceptible al ataque de estos insectos, conocidos vulgarmente como “Capricornios”. Emergen de la madera entre los meses de junio y agosto, por orificios de sección oval de dimensiones de 7/9 por 3/5 mm. El período de apareamiento es de 15-30 días, tras lo cual las hembras ponen de 150-200 huevos, de los que a las 3 semanas salen las larvas. El ciclo biológico de estos insectos es de 5 años en los países cálidos y de 8 a 10 años en el Norte de Europa, tiempo durante el cual las larvas permanecen en la madera. Este período puede ser incluso superior si se ve favorecido con altos grados de humedad en la misma.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies